URGENTE: CRISIS EN VENEZUELA 🇻🇪🆘🚨


CRISIS EN VENEZUELA 

Desde hace varios días quería hacer una entrada como esta, y si llegaste hasta aquí por favor te pido que te quedes hasta el final, tengo algunas cosas importantes que decir, a lo mejor no es tu problema, a lo mejor no tiene nada que ver con lo que buscas ni con el contenido que se sube usualmente en este blog, pero considero necesario informar y dar mi opinión acerca de la situación en mi país. Trataré de ser breve, porque no quiero hacer de esto algo tedioso y sé que a la mayoría de las personas no le gusta hablar sobre temas políticos. Tengo que advertir que esto es enteramente mi opinión personal, la opinión de un "pela bola común" y no me veo influenciado por nada más que por mi experiencia propia durante 22 años de vida que tengo, no me pagaron por escribir esto, y si eres chavista mejor no lo leas.



Si no sigues este blog, o si lo sigues pero no has reparado en ver que soy el autor, mi nombre es Santiago Torres, y soy orgullosamente venezolano, según creo nací en el lugar más hermoso del mundo, lamentablemente me tocó vivir uno de sus momentos más difíciles. Bueno, les hablaré un poco sobre historia, mi historia, y la historia de como el país más hermoso del mundo cayó en las manos de las personas más despreciables de todas. Mi historia comienza cuando mi padre se vino desde su país natal Chile, huyendo por cierto de una dictadura que durante su tiempo se levantó en dicho país. Según me contó llegó a muchos países en busca de asilo, estuvo por Perú, Argentina, Ecuador, Colombia y finalmente Venezuela... Bueno nada, al llegar aquí se enamoró, de su  nueva tierra y de una de las mujeres más hermosas. De esa unión nací yo, en el año 1994 [Sí, tengo 22 añitos], súper feliz de los padres que tengo, quienes me han enseñado y guiado durante todo este tiempo. Mi padre me enseñó muchas cosas sobre su país, y a tomarle cariño, en especial al pueblo mapuche, del cual mi padre se ha declarado defensor absoluto desde que tengo uso de razón. Pero realmente mi patria, mi pueblo, todo lo que soy yo, es hecho en Venezuela, y es el país que más amo y amaré siempre.



Les cuento de forma breve lo anterior debido a que en el tiempo en que mi padre llegó a estas tierras, la Venezuela que él conoció, de la que se enamoró, y la que lo acogió con brazos abiertos, siendo nacionalizado oficialmente, era una Venezuela prospera, hermosa, la cuál no sólo recibió a mi padre sino a millones de extranjeros que como él buscaban una vida mejor, durante muchísimos años Venezuela fue un destino en el cuál podían llegar de todas partes del mundo y los que llegaban aquí "echaban pa' lante" como decimos, la tierra prometida de Latinoamérica, a lo mejor lo primero que pensaban los extranjeros de la Venezuela de antaño era en "petroleo" cosa que muchos traducirían a "riqueza". De lo poco que recuerdo, mi infancia fue perfecta, no nací en un hogar pudiente o de exagerados recursos pero siempre he tenido lo necesario, o lo suficiente como me gusta pensar, porque mis padres se han esforzado, así como lo estoy haciendo yo actualmente estudiando dos carreras universitarias simultáneamente, cosa que se me ha dificultado bastante, pero sigo sin rendirme en sacar mis dos títulos universitarios. Me gustaría aclarar que si Venezuela no estuviera siendo "gobernada" por las personas que hoy ejercen los cargos importantes políticos y administrativos de la nación, y si este país no estuviera pasando por la fuerte situación que está pasando; lo más probable es que a mi en lo absoluto no me importaría el tema político, pero en la realidad que se vive en mi país, aquí si importa, y mucho. Sino me equivoco pienso que empecé a tener conciencia política desde los 16 años, porque aquí es así, desde chamito tienes que escoger un bando, a favor o en contra. No voy a entrar en detalles con lo siguiente, pero en 1999 llegó a la presidencia un personaje que aunque algunos alaban y defienden actualmente, yo personalmente lo menciono con mucho asco y vergüenza, Hugo Chávez le hizo muchas promesas a esta nación, y a punta de promesas y discursos populistas destinado a llegar a las clases sociales más necesitadas convenció a casi todos, en fin, para no alargar el cuento el tipo llegó se montó y si no se muere lo más probable es que todavía estuviera mandando. No les voy a contar exactamente una crónica de Venezuela, pero ya son 18 años de esta vaina, desgraciadamente yo no he conocido otro gobierno que no sea el que a día de hoy aún continúa en el poder. [Ah, por cierto agrego un inciso, vergonzosamente comparto el mismo estado de nacimiento que Chávez, Venezuela en nombre de todo el estado Barinas, perdón por eso].



La consecuencia de todo lo anterior, y de muchas cosas más que no mencioné, la estamos pagando actualmente, y desmedidamente. Algo que me causa mucha impotencia porque hace 18 años atrás yo no pude elegir, otras personas eligieron por mi, muchas de las cuales a día de hoy pueden estar muertas, decisiones que marcaron muchos valiosos años de está nación, años que no volverán y de los cuales nos costaran muchos otros años recuperarnos. La Venezuela que conocemos hoy, está destruida totalmente, en ruinas, por culpa de personas como Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, nombres que para mal no creo que olvide por el resto de mi vida, así como ellos muchos otros que son cómplices pero no vale la pena mencionarlos a todos, porque para mi son una basura. Y perdón si mi lenguaje se puede llegar a tornar grotesco o soez en las siguientes líneas, normalmente no digo malas palabras, no están dentro de mis vocabulario, sin embargo no alcanzan las groserías para referirnos a la porquería que son estas personas. Desde hace varios años la Venezuela perfecta de la que conocí sólo un poco llegó al punto en el que la prometida igualdad de las clases sociales  que profesó el difunto Chávez casi se cumplió, lo que no nos dijeron es que la igualdad sería la pobreza extrema para toda la nación. A día día de hoy miles de Venezolanos se van a dormir sin haber probado un solo bocado. Lo cuál por cierto me llena de mucha indignación, no saben lo que se siente desayunar, almorzar y cenar mientras piensas que justo en ese instante hay alguien, probablemente un niño que está hurgando en la basura para comer algo, he tenido la suerte de que  hasta ahora nunca ha faltado alimento en mi casa, gracias a Dios primeramente y a que nos esforzamos mucho por ello. Pero no por eso dejo de tener un nudo en la garganta cada vez que voy a comer, la mayoría de las personas que no tienen que comer hoy en Venezuela es por culpa del gobierno mal llamado revolucionario y socialista que dirige el presidente Maduro.



Actualmente las calles de mi país se llenan día a día de millones de personas que expresan su descontento con este gobierno, salimos para expresar que estamos cansados de pasar tanta necesidad, de que ya no tenemos paciencia, de que queremos que se larguen. ¿Y cuál es la respuesta de los que mandan? Represión, amedrentarnos, asesinar, sólo por pensar distinto, por decir; "¡NO ESTOY DE ACUERDO!" Te tienes que tragar una bocanada de gas lacrimógeno, o que tu cuerpo quede marcado con perdigones como si fueses un delincuente más, que te detengan como el caso de un amigo, al cuál no sólo detuvieron en una marcha sino que además le pusieron cargos como porte de armas, de droga y contando, de los cuales puedo dar fe es completamente inocente pero así funcionan las cosas aquí, así lo inhabilitaron para que no participara en más marchas, lo que tristemente se está volviendo común es terminar asesinado con frialdad y sin justicia o con mucha suerte detenido y torturado. Ya hace más de un mes que los venezolanos permanecemos en las calles de forma diaria, la represión recibida ha dejado un saldo de más de 40 personas asesinadas brutalmente, en su mayoría jóvenes, estudiantes universitarios, que al igual que yo, no escogieron este gobierno, no lo pidieron, no lo votaron. Muchos se preguntarán por qué se mantienen las protestas en las calles, sencillo, eso es porque de manera inconstitucional no permitieron que el pueblo ejerciera su derecho al voto llamando a unas elecciones presidenciales como lo establece la constitución, por cierto elecciones cuyos resultados son poco confiables ya que el gobierno maneja completamente todos los poderes públicos y de estado incluyendo las fuerzas militares del país. Y no quieren convocar a elecciones de ningún tipo porque tienen miedo, incluso más miedo que nosotros, porque saben que perderían ante el pueblo, somos millones de personas que queremos un cambio, ellos no tienen las bolas para enfrentarnos en unas elecciones limpias y justas. En vez de eso, se impusieron, impusieron sus reglas, su gobierno, sus leyes, y sus líderes, por los cuales la mayoría nunca votó. Y nos dejaron sin opciones, se nos agotaron, nuestra única forma de hacerle saber al mundo que nos están matando de hambre es salir a una manifestación para demostrar que queremos un cambio y no lo negociaremos.




De ser una sociedad civilizada, decente, estudiantes de carreras como medicina, derecho, administración o educación actualmente el gobierno los degradó a un punto en el que tenemos que enfrentarnos a las fuerzas armadas arrojando mierda, como si fuéramos unos malditos simios. No juzgo a nadie por la forma en que se defiende o manifiesta su descontento, como el caso del chamo que se desnudó, yo apoyo cualquier protestas siempre que tenga un sentido moral, sin agresión innecesaria al menos que sea en autodefensa, porque aquí la justicia no existe, el respeto por las fuerzas militares y policiales mucho menos, yo con lo único que he ido armado a las manifestaciones es con coraje, porque hasta ahora no he tirado la primera piedra. Pero entiendo a quienes lo hacen, y porque lo hacen. La gente sigue en la calle, con temor a convertirse en la próxima víctima, a ser el próximo héroe de la patria sencillamente porque es una manera digna de morir, porque aquí sino te matan en una marcha, te mata el hambre o te mata la delincuencia. Sobre la delincuencia puedo decir que en menos de una semana se metieron a robar en mi casa, se llevaron cosas de valor, electrodomésticos, dinero,  y otras pertenencias que nos costará mucho reponer, cuando acudimos a los organismos policiales, no obtuvimos respuesta simplemente porque en el robo nadie salió herido o termino muerto, por no tratarse de un asunto de mayor delicadeza, nos quedamos robados ni si quiera nos miraron a la cara. Yo no tengo teléfono celular hace más de seis meses porque los últimos tres que tuve me los quitaron en menos de un mes en robos a mano armada.



Mi papá hace más de siete años se devolvió a su país natal, no he podido verlo desde entonces, el año pasado le tuve que decir adiós a uno de mis hermanos mayores, que dejó toda su vida aquí por buscar un mejor futuro en Chile y así como él he despedido a una cantidad enorme de amigos. Constantemente mi padre y hermano nos piden que nos vayamos, que dejemos toda nuestra vida aquí y huyamos de la patria que nos vio nacer, sólo porque aquí no podremos nunca tener una buena calidad de vida. Yo estoy actualmente haciendo el papeleo de mi nacionalidad chilena, estoy "preparándome" pero la verdad es que yo NO ME QUIERO IR. No quiero ser parte de ese grupo de personas que tuvo que irse a buscar una vida mejor en otro lugar, no es justo. Aunque cada vez que pienso en la idea se me desgarra el corazón, sé que el día de irme llegará porque mi familia está dividida, pero mientras eso sucede me mantendré en las calles, iré a cada protesta que sea necesaria, diré lo que pienso sin importar las consecuencia, siempre tratando de mantener la paz en la medida de lo posible, pero yo no me pienso calar la opresión de unos malditos animales que lo único que quieren es mantener todas sus riquezas y por los cuales nunca he votado. Simplemente no me da la gana.



Parte del discurso del gobierno, que he tenido que escuchar durante toda mi vida es que la cuarta república, en referencia a los gobiernos que los antecedieron, eran una porquería, tenían al pueblo en miseria y cosas por el estilo, yo viví mis primeros meses de vida durante esos gobiernos por lo que es imposible que tenga memorias, creo que la historia es una parte fundamental de nuestras vidas, y que estamos marcados por la historia, pero a mi me un importa un pepino lo que los gobiernos anteriores hicieron, yo no viví eso, yo vivo en este gobierno, en este presente y aquí lo que hay es hambre, pobreza, delincuencia y mala calidad de vida. Lo que le voy a contar a mis hijos de este gobierno es lo que los desgraciados que hoy están en el poder  dijeron de los gobiernos anteriores, que no sirven para una verga y que fueron lo peor de lo peor, porque aunque quisieron pasar a la historia como "los libertadores de este siglo" realmente todos los recordaran como hoy recordamos a Hitler, Mussolini, Stalin, y los malditos Castros de Cuba. Como los tiranos que son. Con esto yo no quiero decir que estoy muy contento con las actuaciones desorganizadas de quienes dirigen a la oposición venezolana, principalmente porque pienso que seguir a un líder ciegamente fue lo que nos metió en todo este asunto, yo pienso que aquí la última palabra no la puede tener un sólo hombre sino una mayoría, y eso nunca he visto que se respete, como ejemplo la actual Asamblea Nacional, por la cuál votó la mayoría pero prácticamente la mantienen aislada o inhabilitada, no respetando la opinión popular de todos los venezolanos. Sin embargo nada puede ser peor que lo que estamos viviendo, y si este gobierno ha logrado indirectamente algo positivo eso ha sido unir a toda Venezuela, pero a unirla para mantenernos en contra de lo que hoy quieren convertir en una Cuba.


A mi no me gusta la política, desde mi perspectiva personal encuentro todo eso demasiado sucio, lo mío son los libros. Pero incluso esta situación ha afectado el placer que encuentro en la lectura, mi "bloqueo lector" y el motivo por el cuál el blog ya no se mantiene tan activo como antes, se debe a que cuando antes se me iban las madrugadas entre las páginas, ahora mis madrugadas son invadidas por pensamientos que contienen a Jairo Ortiz, Daniel Queliz, Miguel Colmenares, Carlos Moreno, Paola Ramírez, Johan Medina, Juan Pernalete, Armando Cañizales, Miguel Medina, Diego Arellano, y quién murió exactamente hoy, Paul Moreno, quién tristemente es el más reciente que se suma a la lista este 18 de mayo. Esos nombre pertenecen a personas de las cuales probablemente nunca hubiese escuchado sino fuese por un desgarrador motivo, ellos fueron asesinados porque al igual que yo, al igual que la mayoría de los venezolanos no estuvieron de acuerdo, lo peor de todo es que son sólo algunos, en total son 46 personas que adjudican a las protestas del presente año, ellos se suman a Bassil Da Costa, Geraldine Moreno, Génesis Carmona y el resto de los 43 asesinados durante las protestas de 2014. La causa de sus muertes; pensar distinto. Por ahora esto es todo, muchas gracias por leer.



Tendencias esta semana:

Reseña La reina roja [Victoria Aveyard]

[Reseña] Caraval — Stephanie Garber

Reseña Ready Player One [Ernest Cline]

Reseña La Torre Oscura I: El pistolero [Stephen King]

Reseña El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares [Ransom Riggs]